Páginas vistas en total

domingo, 16 de agosto de 2020

Luz perpetua



Ya hace un año a esta hora, que dormías plácidamente sin dolor hacia aquel viaje que te llevaría al otro lado. 
Tú ya sabías que estábamos tranquilos esperando tu paz; esa paz ajena al dolor que ya había desaparecido.
Todos en vela esperando ese justo instante para hacerte el paseíllo que soñaste. Nadie de quienes estuvimos a tu lado en este pasaje de la vida, te pudimos dejar ni un solo instante sola en tu paso al otro extremo. Mereces todo lo que pudimos darte en vida y mucho más que nos faltó por regalarte. Espero poder compensarte en algún momento de la mía. 
Todo lo que hicimos juntos nos revolvía el corazón y el alma, hasta tal punto, que rebosábamos el vaso de la vida junto a ti. Esa vida que te bebiste a sorbos en tantos y tantos rincones junto a tantos seres queridos por ti. 
Eres una musa, una estrella, una ilusión; y también un impulso, una cuerda y un escalón; un imán al que todos nos enganchamos desde el minuto cero de conocerte. Gracias mi niña bonita por darnos la oportunidad de ser tus amigos y de poder estar a tu lado en tantos momentos repletos de tu magia, contagiados por ese arte infinito que derramabas al paso de tu menudo cuerpo, pero con una personalidad aplastante. 
No quisiste lágrimas, ni tristeza ni dolor. Era algo muy difícil de cumplir para quienes nos quedamos aquí huérfanos de tu esencia, pero tuvimos que cumplirlo como nos pediste. 
Sé que estas bien allí arriba cuidada entre algodones, y sé que estarás preparando con mimo todo para cuando vayamos llegando todos a los que diste lo mejor de ti. Hoy, un año después, sé que nos seguirás alumbrando el camino porque tu LUZ perpetua nunca jamás se apagará. Descansa reina

No hay comentarios:

Publicar un comentario