Páginas vistas en total

miércoles, 31 de julio de 2013

LOS DESLEALES DEL TORO





Otra semana más me dispongo a tratar un tema de máxima actualidad. Terminada la feria de Santander se disponen a comenzar sus fiestas; las colombinas en Huelva,  la Blanca de Vitoria y las de la Coruña, región teñida por el trágico descarrilamiento del tren en el que han perdido la vida de momento 79 personas con nombres y apellidos y cada cual con una historia a sus espaldas. Galicia y las fiestas de Santiago se han vestido de luto junto a todo el territorio español y desde aquí pido un minuto de silencio por los fallecidos y una oración por los supervivientes para su recuperación física ya que lamentablemente será más difícil de borrar las imágenes de su memoria.
Cada noche de domingo suelo “enchufarme” a la radio para oír el programa de toros de Manolo Molés donde escuché con estupefacción cómo el diestro Sanchez Vara hablaba sin ningún tipo de estupor sobre lo que significa para él el toreo, que es tener sus espaldas cubiertas. No entra en confirmarse como “tunelero” pero así lo entendimos todos los oyentes. A buen entendedor pocas palabras bastan.
Actualmente todo aquel que se aventure a adentrarse en el mundo profesional taurino, se encontrará con cantidad de problemas al chocar contra el sistema instaurado a la par que tendrá que luchar contra “presuntos compañeros” que debiendo estar en el mismo barco, se encuentran en una barca paralela intentando hacerles perder el equilibrio y que caigan al agua, quedando a merced de los tiburones que los rodean, y así ellos subirán  a la barca del compañero.
Es la ley del más fuerte pero de forma desleal y sin ningún tipo de escrúpulo, pues quieren ocupar su sitio haciendo lo que se viene a denominar como “túnel”, de ahí que se les llame “tuneleros”. Estos individuos cobran por debajo de los mínimos perdiendo así su dignidad y su vergüenza torera si es que la tienen, y faltando el respeto a todos los que se juegan la vida, pero haciéndoles competencia desleal.
Los “tuneleros” existen en todos los escalafones y pueden ser tanto rejoneadores, toreros o novilleros; como miembros de sus cuadrillas. Algunos no cobran el mínimo estipulado, otros ni cobran, y otros incluso pagan por torear y no hay una agencia de control que los persiga y castigue por ello.
La mayoría de los que no han servido para ser matador de toros, han decidido meterse a banderillero…pero realmente todos sirven? Son realmente profesionales? No se les exige nada para ello?
Realmente el mundo taurino se ha convertido en una autentica selva donde predomina la ley del más fuerte desgraciadamente, y no la del que más vale.
Sánchez Vara ya tuvo sus oportunidades y se le fueron. ¿ Es lícito torear anunciado ahora cobrando por debajo de lo estipulado quitando el sitio a otros compañeros? Yo personalmente creo que no, y también pienso que hay mucho empresario sin escrúpulo que junto a los “tuneleros”, son el mayor cáncer de la tauromaquia al que hay que atacar con la quimioterapia más agresiva.
Luchemos juntos por la salud de nuestra Fiesta… una para todos, y todos para una!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario