Páginas vistas en total

jueves, 4 de julio de 2013

MORIR DE UN SUSTO




Terminado el mes de Junio y con él la festividad de San Pedro, y las ferias de Zamora y Burgos, llegamos al séptimo mes del año, en el que se celebra la festividad de otro santo que dicen echa muchos capotes a los toreros, San Fermín.
En la feria de Burgos, el Juli ha vuelto a dejar constancia de que es el rey indiscutible de la tauromaquia actual, puesto que el príncipe Manzanares está toreando poco por su propia voluntad, y José Tomás, rey del taquillazo no está toreando nada por seguir de baja, y así parece que terminará el año.
Cierra esta feria de Burgos con la amenaza de su alcalde, el señor Lacalle, de que en diciembre derribará el coso y que por tanto no habrá feria en 2014. Otra mala noticia y ya llevamos unas cuantas. Espero y deseo que mediten esta decisión y no tiren la plaza del Plantío antes de que haya un proyecto de construcción para una nueva, y no dejen sin plaza a esta bella ciudad.
Para colmo de males el martes saltó la noticia de que habían sido rechazados 9 de los 11 toros presentados de la mítica ganadería de Cebada Gago para Pamplona.
En muchas ferias es normal que haya baile de corrales, y también dependiendo de los carteles anunciados, principalmente en los carteles denominados toreristas. Menos problemas suele haber en los carteles toristas pues suelen ser ganaderías más amplias y más hondas, que suelen llegar sin problema a los reconocimientos. Mucho menos si nos referimos a las ferias del toro por excelencia, como son Pamplona y Bilbao, donde la integridad del toro de lidia es su primera seña de identidad.
Supongo que el primer culpable para que haya sucedido esto, debe ser el ganadero pues ha intentado presuntamente, colar en Pamplona una corrida no apta para dicha plaza. Según me cuentan, las corridas presentadas en los dos últimos años ya raspaban el suspenso, y si pasaron, fue por la historia y el cariño que se les profesa a estos toros en esta plaza.
Se supone, que los veedores también deben de tener algo de culpa, aunque a veces las corridas se ven y señalan con mucha antelación, y piensan que se terminarán rematando en el plazo restante que tienen por delante hasta la feria. 
Ahora hay una moda de correr y ejercitar a los toros en demasía y seguramente eso, y el estrés del viajón desde Medina Sidonia hasta Pamplona, les hizo perder más kilos de la cuenta, llegando a Pamplona anchos de pitones pero sin remate en pechos y culatas.
Así que mucho me temo que este año ya no veremos correr a los anunciados "cebadas" ( lidiados durante 26 años en Pamplona ) que ahora han sido desahuciados de los corrales del Gas , para dar paso a toros de la ganadería salmantina de Valdefresno.
Si Don Salvador levantara la cabeza, se moría del susto seguro.

2 comentarios:

  1. Acertada como siempre es tus apreciaciones. Clara , directa y en hoyo de las agujas. Bien rematado por bajo y una larga de remate. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigo Luis. Siempre agradecida por tus comentarios.

    ResponderEliminar